Un certamen indispensable en un momento decisivo para el sector 

La feria energética de Galicia se ha convertido tras dos convocatorias en un espacio de referencia, con un notable crecimiento y una presencia internacional que ha ganado peso en el certamen.

Tras su aplazamiento en 2020 debido a la pandemia, ahora ofrece de nuevo un excelente espacio de convergencia sectorial con magníficas expectativas.

Negocio, innovación, análisis y divulgación serán los ejes de un foro imprescindible para la interacción de las empresas con su entorno ante el momento excepcional y determinante que vive el sector de la energía.

Una excelente evolución a todos los niveles

Si en su edición de partida el certamen superó las previsiones, en la segunda dio un paso al frente para su consolidación:

  • En su área expositiva participaron 255 firmas (un 5,8% más) de 20 países. De ellas 104 fueron expositores directos (un 11,8% más) de 4 países, entre los que se duplicó la presencia de empresas extranjeras
  • La superficie neta sumó 5.479 m², un 27,6% mayor, alcanzando la bruta los 24.000 m² 
  • Los visitantes superaron los 6.200, un 13,3% más 
  • Su programa destacó por amplitud y participación, con 86 conferencias en 29 jornadas, encuentros sectoriales, circuito de movilidad o espacios divulgativos 
  • La satisfacción de expositores y visitantes ha ido pareja a estas cifras.

A todo ello se suman las cifras que ya registraba en la cita pospuesta en 2020: un 24% más de expositores que suponían su ampliación a un segundo pabellón, además de conseguir el sello de internacionalidad a efectos aduaneros.

vista aerea maps